Spoiler: Mujer discriminada – Jane Bowles

Tener talento y que se le conozca con el renombre ‘’la mujer de…’’. Esto es lo que les pasa a las mujeres cuando su marido es famoso o reconocido. Da igual quien seas y lo que hagas. Lo importante es con quien estás casada.

Resultado de imagen de jane bowles

Esto es lo que tuvo que aguantar Jane Bowles, nacida en New York el año 1917. Vivió rodeada de prostitución, cosa que incentivó su novela ‘’Dos damas muy serias’’. Su madre espantada con las compañías de Jane decidió mudarse a un lugar más tranquilo y alejado de ese ambiente.

Jane Bowles físicamente era una mujer andrógina y padecía de cojera por un accidente. Esto le creaba un gran complejo. Sin embargo, para Paul Bowles, esa rareza la hacía única.

Ambos se casaron, fue un matrimonio de conveniencia ya que ella no era heterosexual. Durante su matrimonio mantuvo relaciones sexuales y emocionales con otras mujeres. Su marido era conocedor de ello.

El miedo al rechazo y a que se la marginara hizo que no se atreviera a hacerlo público. Lo mismo le pasaba a su marido que también era homosexual. Sí, ambos se comprendían y querían protegerse el uno al otro del acoso social que sufrirían al admitir su orientación sexual.

‘’Dos damas muy serias’’ es su única novela. Tuvo que vivir como esta pasaba por desapercibida. Se decía que la obra era tan buena que su marido había tenido que ayudarla. Claro, una mujer jamás escribiría una obra buena, ¿no?

Vivió toda su trayectoria bajo la sombra de su exitoso marido. Todo esto marcó su literatura, sus personajes eran mujeres feministas que no querían seguir viviendo como las sociedad marcaba. Eran rebeldes y buscaban vivir experiencias nuevas.

Aunque su reconocimiento no llegaba pero ella siguió haciendo lo que más le gustaba. Es cierto que vivía frustrada con su invisibilidad pero aceptó que siempre sería la ‘’mujer de Paul Bowles’’.

La vida le dio un duro golpe a Jane cuando sufrió un ataque de apoplejía. Esto le cohibió de poder volver a escribir y leer. Se había acabado así su trayectoria.

Su marido no podía más con la situación ya que no dejaba de empeorar su salud. La ingresó en un sanatorio mental. Salió varias veces pero su salud le obligaba a ingresar de nuevo.

Sus últimos años fueron de sufrimiento para ella, sufría depresión, alcoholismo, hipertensión y le causaba un gran dolor el hecho de no poder escribir.

Falleció en 1973, a causa de una hemorragia cerebral, dejando un legado que actualmente se considera como símbolo de la literatura lésbica y feminista.

Murió viendo el reconocimiento que se le daba a su marido y fue feliz haciéndolo. Murió quedándose con las ganas de tener un reconocimiento por su trayectoria y no por ser la mujer de Paul Bolwes.

@ciaoatenea

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s