Spoiler: Mujer discriminada – Lady Montagu

Algunos denominan a Lady Montagu como una de las mujeres más libres y rebeldes. Hablamos de los inicios del siglo XVIII, las mujeres no podían permitirse esas características. Si lo hacían, se veían continuamente cuestionadas y juzgadas por una sociedad a la que le quedaba mucho por avanzar. Resultado de imagen de lady montagu

Nacida en 1689 en Londres, Mary Pierrepoint (más tarde conocida como Lady Montagu), quedó huérfana de madre con apenas cinco años. Su padre era conde de Kingston por lo que no podía hacerse cargo de su educación.

Junto a sus hermanos sufrió una vida llena de normas, protocolos, modales y una continua educación destinada a convertirla en una mujer digna de la alta sociedad. Su abuela era muy estricta y dura. Esta etapa en West Dean fue muy dura para todos los hermanos.

Su abuela falleció y se mudaron a Nottingham. Aprendió desde muy joven idiomas como latín y francés. También aprendió literatura y así se inició en su faceta de escritora.

Como a toda mujer que alcanzaba la mayoría de edad se le casaba con un hombre de buena familia. Sin embargo, Mary se negó a que lo eligiera su padre y quiso hacerlo ella. Decidió casarse con Edward Wortley Montagu.

El matrimonio tardó dos años en llevarse a cabo. Por entonces, Mary fue trasladada de nuevo a Weast Dean. Allí revivió su infancia y acabó por decidir huir. Esto le trajo grandes consecuencias como el rechazo de toda su familia y la posterior desheredación.

Esto le obligó a contraer el matrimonio por su cuenta y en secreto. Lo hicieron en Londres. No fue un matrimonio con una buena convivencia ya que él vivía por y para la consolidación de su carrera política.

Sin embargo, con la llegada de sus dos hijos y con el nuevo trabajo de su marido, la vida de Lady Mary dejó de ser aburrida para convertirse en una aventura.

Edward logró el puesto de embajador en Estambul. En 1917 iniciaron un viaje hasta Turquía, visitando Europa. Una vez allí, tuvo que sumergirse en la cultura turca,

A pesar de esto ella disfrutó de la belleza de la ciudad y vivía una vida alejada de la rutina. Encontraba especialmente atractivo el hecho de llevar velo ya que aunque es un símbolo de opresión para ella era una forma de pasar por desapercibida, recorriendo la ciudad de arriba abajo escondida tras el velo. Consideraba que el velo era una herramienta de libertad para, por ejemplo, encontrarse con sus amantes sin ser reconocidas por su marido o conocidos.

Pero esto acabó cuando dicho puesto llegó a su fin tuvo que regresar a Londres.

Durante su estancia en Turquía, Lady Mary empezó a mostrar síntomas de viruela, su piel estaba marcada con cicatrices. Allí se había informado e investigado sobre la inoculación, considerada una posible vacuna contra la viruela.

Lo aprendió observando a las ancianas turcas que lo utilizaban con los niños y así estos no enfermaban de viruela.

Este método conllevaba muchas críticas  pero Lady Mary confió en este, hasta el punto que inyectó viruela a su hijo para convertirlo en inmune. Incluso escribió: ‘’Soy lo bastante patriota para tomarme la molestia de llevar esta útil invención a Inglaterra y tratar de imponerla’’.

Cuando la familia volvió a Londres se produjo la expansión de la viruela por toda la ciudad. Ella confiaba en la inoculación e intentó convencer a los médicos, a la iglesia y a la princesa Carolina de Gales de que este método era el definitivo.

Se le permitió inocular a los hijos de la princesa, ganándose así el rechazo por parte de la iglesia y de los médicos que consideraban dicha práctica como herejía musulmana. Esto produjo el retraso de sesenta años de la llegada de la vacuna a occidente.

En Londres volvió a una rutina que no soportó mucho tiempo. Huyó con mentiras a Venecia donde vivió con un amante italiano. Rápidamente quedó agotada de esta historia y decidió dedicarse a viajar por Europa para olvidar sus decepciones en el amor y poder disfrutar de las diferentes culturas de las ciudades europeas.

Cortó todo tipo de relación con su marido al que le dijo que se embarcaba en un viaje por un tema de salud. Tal fue su alejamiento de su marido que no supo del fallecimiento de este hasta su vuelta a Londres años después.

En 1762 murió a causa de un cáncer de pecho, regresó a Londres para fallecer junto a su familia.

Lady Montagu fue una mujer que rechazaba los prejuicios de mujer perfecta y esposa ideal. Odiaba la rutina, no quería vivir encerrada en una casa cuidando a sus hijos y no estaba dispuesta a tener que permanecer al lado de su marido para toda la vida cuando ya no le quería.

Fue libre, rebelde y aventurera. Viajó por Europa escapando de esa rutina y vivió aventuras que sabemos gracias a las cartas que escribía a su hermana, amigos y otros familiares.

Además. Consiguió trasladar desde Turquía a Inglaterra la inoculación de la viruela. Setenta años después el doctor Edward Jenner investigó los trabajos de Lady Mary y tras algunos estudios se convirtió a ojos de todos en el descubridor de la vacuna contra la viruela. Ella quedó olvidada tras el nombre de Edward Jenner.

@ciaoatenea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s