Spoiler: Mujer discriminada – Constance Lloyd

En cuanto una mujer se casa con un hombre conocido pierde su nombre y se gana el de ”mujer de”. De esta forma queda anulado todo éxito que consiga o toda cosa que haga ya que será recordada por su matrimonio.

Resultado de imagen de constance lloyd

Es el caso de Constance Lloyd, conocida como la mujer de Oscar Wilde, uno de los escritores más reconocidos de la época. Este se convirtió en un gran escritor pero también en un hombre rodeado de polémicas.

Constance Lloyd nacida en Dublín el año 1859, contrajo matrimonio con Oscar Wilde en 1884 tras haberse conocido años antes en una fiesta. Ella estaba muy emocionada con el enlace y locamente enamorada del escritor. La boda fue espectacular, al igual que la luna de miel en París. Constance estaba feliz y emocionada por su nueva etapa como esposa del escritor.

Sin embargo, poco tiempo después de iniciar una vida juntos y tener dos hijos empezó a notar como su marido se distanciaba de ella. Dejó de desearla y de mostrar amor hacia ella tras haber sufrido cambios físicos a causa de los embarazos de sus dos hijos, a los que también dejó de prestar atención.

A pesar de que Constance se interesó por el arte y la literatura, no fue recordada por esto. Fue una mujer muy espiritual que visitaba conventos para poder desconectar de su drama matrimonial y poder relajarse y encontrarse a si misma.

Dedicó su vida a cuidar a sus hijos pero también a cultivarse de conocimientos. Le interesó la música, dominaba varios idiomas, la fotografía fue uno de los campos más dominados, la pintura le ayudaba a relajarse y el feminismo se convirtió en una de sus principales preocupaciones, reclamando espacios sociales que estuvieran destinados a la mujer.

Una de las facetas que con el tiempo se le han reconocido es su trabajo como escritora de cuentos para niños, escribiendo en 1888 ”The Was Once”, libro que recopilaba los cuentos que su abuela le había contado durante toda su infancia.

También fue una mujer revolucionaria en cuanto a la forma de vestir. Defendía la vestimenta cómoda y que no fuera dañina para la salud o para el físico de las personas, especialmente para las mujeres. Se refería a los corsés. a las faldas que no permitían moverse, a los tacones altos o zapatos incómodos.

Todas estas hazañas quedaron eclipsadas por su marido y por la gran polémica en la que este se vio envuelto. En 1895, el escritor fue acusado de mantener una relación homosexual. Este delito se tipificaba como ”incidencia grave”. Fue juzgado y condenado a dos años de prisión y de trabajos forzados.

El escándalo generado fue muy doloroso para Constance ya que tuvo que ver y asumir que su marido nunca había estado enamorado de ella sino que era homosexual y mantenía una relación con Alfred Douglas. Eso explicaba el fracaso de su matrimonio y el rechazo continuo de su marido.

Tras toda la polémica aunque nunca se divorciaron decidió cambiar su apellido y dejar de ser Constance Wilde para convertirse de nuevo en Constance Lloyd. Ella no quería verse relacionada con él si el matrimonio no había sido real.  Cambió también el apellido de sus hijos para alejarlos de cualquier tipo de escándalo que tuviera que ver con su padre.

Visitó contadas veces a su marido a la cárcel, en momentos importantes como para informarle del fallecimiento de su madre, y se negó a enviarle dinero ya que a pesar de que seguían casados, Oscar Wilde mantenía su relación con dicho joven.

La relación entre Oscar y Aldres acabó por la petición de sus familias y la amenaza de dejarles sin ninguna fortuna, Años más tarde, Constance temiendo por un nuevo escándalo a causa de su homosexualidad que pudiera afectar a sus hijos a ella misma le obligó a renunciar a su paternidad.

Vivió con dolor a pesar de que pudo rehacer su vida con un hombre que sí le prestaba atención y era sincero con ella.  Era en muchos aspectos todo lo contrario a Oscar Wilde. Siguió sumergida en la literatura, en el arte y en sus otras muchas facetas hasta su muerte en 1898.

Oscar Wilde visitó la tumba meses antes de fallecer. En ese momento pudo entender el dolor que le había causado a su mujer ya que la tumba se podía leer: ”Constance Mary, hija de Horace Lloyd”. Ya era tarde para poder solucionar las cosas. Años más tarde alguien anónimo añadió: ”Constance: esposa de Oscar Wilde”.

Al final, fue así como pasó a la historia aunque ella quiso hacer desaparecer esa etiqueta que tanto dolor le causó. No quería llevar el apellido del hombre que la abandonó y rechazó durante todo su matrimonio, haciéndola sentir una mujer poco atractiva y que no despertaba deseo en él.

Nunca le perdonó que la utilizara para ocultar su homosexualidad ante la sociedad. Fue muy duro superar todo esto y aunque pudo volver a enamorarse, nunca dejó de sentir dolor por todo lo que sufrió cuando se vio sola con sus dos hijos y cuando se chocó con la cruda realidad respecto a los sentimientos reales de su marido.

@ciaoatenea

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s